www.lasluminarias.com

 

 

Como todos sabemos Las Luminarias se celebran la noche del 16 al 17 de Enero en honor a San Antonio Abad, con el fin de que proteja a nuestros caballos, mulas, yeguas, y burros durante todo el año. Antiguamente este aspecto era muy importante, ya que muchas familias necesitaban estos animales para su trabajo, eran sus herramientas, puesto que la mayoría trabajaba en las labores del campo. En la actualidad también son importantes, pero los caballos ya no son herramientas de trabajo. Por esta razón esta fiesta estuvo a punto de desaparecer, pero gracias a la gran afición que existe en nuestro pueblo por el cuidado de los caballos, no lo hizo.

Todos los años, Hay una persona que se encarga de organizar la fiesta, al que popularmente se llama "El Mayordomo", este además elige a dos jurados, que le ayudan en esta difícil labor. La elección del mayordomo es voluntaria, es decir, aquella persona que quiera puede serlo, sin ningún tipo de selección para ocupar este papel. No hace muchos años, los jurados debían ser miembros de la misma familia del mayordomo, dándose antiguamente, aunque esto no ocurre hoy , que estos jurados deberían ser mayordomos en años posteriores. Un mayordomo se elige voluntariamente por distintas razones personales, es decir, una persona que quiera conseguir un favor que haya pedido al santo, o quiera dar gracias por haberlo conseguido se autoelige mayordomo para ese año, pudiéndolo ser nuevamente al año siguiente y estará obligado a elegir a sus dos jurados. En torno al mayordomo gira toda la fiesta de Las Luminarias, presidiendo en todo momento los difíciles y distintos aspectos de la fiesta como son la comitiva, el encendido de las hogueras, la misa y posteriormente en las cintas.

 

Las luminarias son hogueras gigantes que se reparten  en todas las calles del pueblo. En cada luminaria se queman los ramos que se han recogido una semana antes. La humedad que tienen los ramos, debido a la época del año en la que nos encontramos hace que se desprenda un humo de una gran gama de colores: marrón, amarillo, blanco, gris, etc.; Este humo es purificador, al igual que el fuego. Humo y fuego hacen que los animales queden purificados y no tengan enfermedades durante todo el año.

 

El día 16 de Enero, en torno a las siete y media de la tarde comienzan las vísperas. Después de estas se enciende la primera luminaria, que es la del mayordomo. Posteriormente se van encendiendo todas las demás.

 

A las nueve de la noche todas las luminarias ya están encendidas, y los jinetes aguardan la bendición del sacerdote debajo de su balcón. Repique de campanas:  es la hora. El sacerdote sale y bendice a los animales con agua bendita. Cuando ha terminado la bendición, el mayordomo convida a los jinetes a pastas y vino de la tierra. Posteriormente empieza la música. El tambor y la gaita, seguidos del mayordomo (que porta una vara adornada con un cordón rojo, en la que esta representado el Santo) y sus dos jurados, todos ellos seguidos de una larga comitiva de jinetes, recorrerán todas las luminarias del pueblo. Este recorrido terminará en la puerta del sacerdote.

 

Llegados a este punto unos jinetes deciden llevar a la cama a sus caballos y otros deciden disfrutar un poco más saltando las luminarias. Es aquí cuando se da el mayor espectáculo.

 

Cuando esto ha terminado, empezamos a respirar aroma de chuletas: es hora de cenar. Familiares, amigos y vecinos se agrupan en torno a cada luminaria y asan su comida, probablemente la que sabe más rica de todo el año.

 

Al día siguiente, con el pueblo envuelto en humo y la resaca de la noche anterior, se celebra la fiesta del Santo: se vuelven a encender las luminarias, esta vez para “ahumar al santo”. El mayordomo con sus dos jurados, y acompañados del tambor y la gaita vuelven a recorrer las luminarias por todo el pueblo. La gente sale de sus casas a “besar el santo” y dar un donativo al mayordomo para ayudarle con los gastos que ocasiona la fiesta.

 

Antiguamente, algunos vecinos, en vez de donativos en metálico, ofrecían al santo las patas de los jamones de la matanza del año anterior, con el fin de que  la de el próximo año fuera buena.

 

Cuando este recorrido ha terminado es la hora de ir a misa, que se dirá en honor a San Antón y por encargo del mayordomo. Después de la misa se sacará al Santo en procesión por las calles del pueblo.

 

Una vez acabados los actos religiosos se celebra un convite con pastas y limonada en la puerta del salón parroquial amenizado por el tambor y la gaita. Todo ello culminará con un baile de pasodobles y jotas.

 

 

 

 

 
El último acto de la fiesta son “Las Cintas”. Estas se celebran la tarde del 17 de Enero. En una calle del pueblo se coloca de lado a lado una cuerda con carretes que llevan enrollados una cinta de la cual cuelga una anilla. En cada cinta hay un premio donado por el mayordomo (normalmente dinero).
 

Los jinetes irán provistos de un bolígrafo, y pasarán por debajo de la cuerda al trote, intentando encajar el bolígrafo en la anilla, de esta manera se llevarán la cinta, y habrán ganado el premio que contenga.

 

Con este acto termina la celebración de la fiesta en honor a San Antón. En este momento siempre se oye a alguien que dice “¡¡QUÉ LO VEAMOS A OTRO AÑO!!”, y la pregunta es: ¿Lo veremos?.

 
 

Toda   la   información   sobre   Las   Luminarias   en   www.lasluminarias.com

 

LOS ORÍGENES

EL SIGNIFICADO  

LAS CINTAS

 

    LOS RAMOS

LAS LUMINARIAS

 SAN ANTÓN

 

YA SABES QUE TODOS LOS AÑOS  PUBLICAMOS UN ESPECIAL DE FOTOS CON LO MEJOR DE LAS FIESTAS, SI QUIERES PARTICIPAR PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS O ENVÍA TUS FOTOS A

correo@lasluminarias.com

 

DÉJANOS TU COMENTARIO EN NUESTRO LIBRO DE VISITAS